lunes, 13 de agosto de 2007

Yo te conozco Sean Penn


Yo te conozco Sean Penn. Lo que pasa es que tú no te acuerdas, claro, qué te vas a acordar de un periodista pendejo como yo. Y la verdad, para serte sincero, es que yo tampoco me acordaba; porque la memoria que guardo de nuestro encuentro es de esas tibias, una memoria obstinada en quedarse en la mitad del espectro de los grises, ¿sabes? de las que ni frío ni calor, que no te traen ni una sonrisita ni un susto. Estabas perdido, Sean, entre el montón de chatarra, en la caja etiquetada con “mariqueras sin importancia a las que uno no suele volver ni acordarse”. Pero cuando te volví a ver, ahora de visita en Venezuela, detrás de tu lentes de sol y al lado de Chávez, luciendo tu semisonrisa de galán maldito (la de siempre, la misma que llevas cuando haces el papel de exnovio de Madonna que golpea a fotógrafos, o de síndrome de down, o de preso condenado a muerte, o de padre histérico que llora la desgracia de un hijo –que siempre te va bien una gritadera neurótica, la verdad es que es no sales del mismo papel-) entonces se me vino a la mente el recuerdo de aquella mañana en Cannes.

Perdona, Sean, no fue precisamente en Cannes, porque Cannes está muy atestado de gentecita de medio pelo y es demasiada la merienda de negros para alguien como tú. Tú te hospedabas en Antibes. En el Hotel Cap d’Antibes, para ser más precisos. Una especie de palacio blanco de roca y cristal al lado de la Cote d’Azur, a una media hora del Palais du Festival donde tiene sede Cannes. Mientras esperaba una buena hora y cuarto a que me dejaran pasar para entrevistarte le pregunté al chico de la recepción que cuánto costaba una habitación allí, le mentí, dije que me casaría en noviembre. Me dijo que alrededor de 1200 euros la noche. Pero que en temporada baja –me lo dijo con guiño cómplice-, si reservaba desde ya, me podría conseguir una en 850. Yo apreté el billetito de 20 euros que tenía en el bolsillo para pagar el taxi de vuelta –tendría que comer, de nuevo, un sandwich de jamón y queso de pie- y le dije que lo iba a consultar con la novia. Ya le avisaría.

Por fin me llamaron, que Monsieur Penn esperaba por mí. Y la publicista me comentó, mientras recorríamos un senderito armado con tablas de madera pintadas de blanco que serpenteaba sobre un césped impecable de campo de golf en dirección al mar, que tú habías amanecido de muy mal humor, que querías cancelar todas las entrevistas, que sugerías mejor agrupar a todos los periodistas pautados para esa mañana y así hacían una única entrevista colectiva para salir de eso y que te dejaran descansar. Al final del camino había una lomita verde coronada con una silla blanca. Y sobre la silla, vestido de negro, con tus mismos Ray-Ban de siempre y con la mueca de sonrisa que ya sabemos, estabas tú. Nos presentaron, me sentaron en otra silla frente a ti, pero donde la lomita declinaba, y durante cuatro minutos contados por reloj intenté hacerte unas doce preguntas que con esmero había anotado en mi libreta. A todas y cada una de ellas contestaste exactamente los mismo, como si tuvieras un sampler dentro de la cabeza, como si te presionaran una tecla interna y con ella se disparaba una secuencia milimétricamente grabada y ecualizada: “Que había sido un gran reto ser director de The Pledge, que afortunadamente contaste con un gran actor, amigo y maestro como Jack Nicholson, y con tu mujer, Robin Wright Penn, a quien amabas y respetabas tanto”. Ah, y que “It was so fun”, eso lo dijiste como 10 veces con un entusiasmo acartonado que no te creíste ni medio segundo. Yo salí por la puerta de servicio con mi cinta de Betacam en las manos donde quedaría grabado nuestro encuentro. Fue lo único que me llevé. Y no utilicé ni medio segundo, palabra que no, principalmente porque no había nada útil ni digno allí que me sirviera para algo.

Menos mal que la vida te da regala unas de cal y otras de arena, Sean, porque quiso el destino que volviera yo a sortear otras veces ese mismo caminito blanco del Cap d’Antibes y que me sentaran de nuevo en una de esas lomitas junto al mar. Allí conocí a un caballero de verdad y a un actor de verdad llamado Gene Hackman. Y allí mismo, dos años después, pude conversar diez minutos con un tal Lars Von Trier (que eso sí que es un director, Sean, deberías buscártelo en el Blockbuster). Ah, Sean, y con una tal Nicole Kidman, que es dama como ella sola y a quien si la sometes a un “divismómetro”, un medidor de divismos, no te llegaría ni a los tobillos. Ninguno de ellos vestía de negro, ninguno llevaba gafas de sol, porque esos son de lo que te ven a la cara y se esfuerzan por responder de la mejor manera a las preguntas. Son de los que respetan el trabajo de ese pendejo que para ti es un periodista.

Qué ironía, ahora has venido tú, Sean Penn, “como periodista” a Venezuela. Y te has ido contento después de que Chávez te sirviera de anfitrión, de bufón tragicómico, de chofer y te mostrara todo eso que tú de antemano querías ver. Ha sido un encuentro de monarcas, dos reyes que se encuentran y se pavonean en lo más alto de la loma donde sus egos los tienen encumbrados. En tu cabecita maniquea estás convencido de que para estar en contra de Bush hay que aliarse con Chávez; y que todo el que se opone a Chávez es pro-Bush. Para llegar a un conclusión así hay que ser muy tonto e ignorante, compadre. Y todavía algunos esperan saber qué vas a escribir después de esta experiencia de gringo comprometido con las revoluciones socialistas de una república bananera. Y me perdonas, Sean, pero yo no confío ni un poquito en ti. No te creo, brother. Qué vas a saber tú de periodismo. Qué vas a saber tú de lo que realmente pasa en Venezuela. Seguro que si te hubiera invitado el genocida de Idi Amín Dadá a su Uganda, te hubiera parecido una nota y hubieras salido “como periodista” a contarle al mundo la verdad de lo bien que estaba todo en esa merienda de negros africanos. Igual que esta vez. Claro, lo harás en los ratos libres que te deje la prensa, durante las sanas pausas –mirada perdida en el Mediterráneo- que te permiten esas molestas entrevistas pautadas en el hotel más exclusivo de la Rivera Francesa.


19 comentarios:

C. Casano. dijo...

Asombra como a estos socialistas comunistas les gusta el lujo.
Interesante tu entrevista.
Llama la atención su actiud tan despectiva y arrogante con un periodista venezolano.
Me quedo con el "periodista pendejo" venezolano y no con el encumbrado actor, ahora periodista, admirador del gobierno chavista.Gracias por darnos a conocer otra faceta del famoso actor socialista.

Nany dijo...

Tu ves, ahora me das curiosidad, de esa que llena revistas de corazón... jajajajajaja... que te puedo decir? que los iguales se atraen.. que si el pendejo de Penn se siente atraído por Chavez, ya queda demostrado el estado de sus neuronas... que cualquiera busca un tema para parecer mas inteligente y mas avocado a cambiar el mundo (?)... que te puedo decir que ya tu no lleves grabado en cinta...
Besos.

MDTorres dijo...

Gracias por bajarme al Sr. Penn del pedestal donde lo tenía montado. Como no leo revistas de farándula, nunca me enteré de lo diva que era este señor. Entre la visita que le hizo al mesmo y tu post de hoy, no creo que vuelva a ver una película donde salgas esta bestia. Al menos no pagaré un medio para verlo.

Fedosy dijo...

¡Qué belleza, bróder! Laureano M también lo dice en su carta a Penn. Desde un hotel de 1200 dólares o 1200 euros es difícil ver qué es lo que está pasando. Menos mal que has tenido esos momentos, y que después nos los puedes traer para desenmascar las pantomimas.

Salud.

Anónimo dijo...

ustedes de verdad que son pateticos, mal que bien, guste o no, sean penn quedara como director de cine y actor en la historia de la cinematografia, sea malo o bueno su aporte, cual es el aporte de ustedes? aparte de la tipica y comun arrogancia sabelotodismo venezolana. Ustedes no se dan cuanta que esa misma actitud que pueden criticar de los chavistas es la de ustedes? o es que piensan que su idiosincracia es diferente a la actitud arrogante y sabelotodismo de chavez. que comicos son los venezolanos, hagan algo util con su vida chamos, creen cosas, generen cosas hagan algo mas que tener un trabajito de medio pelo y vivir en quejezuela. de pana.

Anónimo dijo...

La verdad a mí me gusta ese tipo como actor. Aunque desde hace tiempo le tengo cierta reserva por aquél matrimonio (golpes de por medio, dicen) con Madonna. Ahora, sinceramente después de esta ridícula visita tendré que hacer un esfuerzo para separar su pate actoral y su insensatez personal. Juro que haré un esfuerzo, pero como cuesta...

Carlota dijo...

La verdad es que el tipo tiene cara de insoportable y, como siempre, lo dibujas a la perfección con tus palabras...
Admirador de Chávez??? no creo... admirador de los $$$$$$$!!!
Mil besitos y estoy pendiente de la UCAB

Anónimo dijo...

y bueno Urriola, que querias? yo no voy a defenestrar a Penn, porque no lo tenia endiosado para empezar, con todo, no lo veo como una nulidad actoral (la direccion como que no se le da mucho): me gusto su guitarrista a lo Django en la peli de Woody Allen y su perdedor que lleva palo hasta por la cedula por culpa del culote de la JLo en Vuelta en U estuvo muy solido; y el verlo en CNN con el agua hasta la cintura buscando gente en la Nueva Orleans anegada fue la escena culminante que nos dijo a muchos que esa gente estaba en verdad muy jodida y sin esperanza de salir de abajo en el horizonte (no eran los Marines, no era la Cruz Roja, era Hollywood al rescate porque el gobierno suyo de ellos bien gracias)... sus visiones politicas suyas de el me dan de lado, como las de Bono o del Clooney, que pueden ser sensatas o no, coincidentes o repelentes con las mias, pero a las que se les da inusual (leer descabellada) cobertura por ser celebridades quienes las expresan... hay gente mas interesante con cosas mas interesantes que decir, pero sin audiencias interesadas, babeadas todas con la gente bella...
un llamado a la sensatez, empero, para ti, que eres un tipo sensato, ademas de viajado y leido (no te voy a discutir que Penn no sea un patan barrriobajero, pero eso no es el tema): calarse las antipatias y la mala leche de los entrevistados viene con el territorio, benditos los que no se hayan dado con un becerro con menopausia cada dos pautas... podria ser peor... piensa en los proctologos, que como nosotros, se ganan la vida metiendole el dedo en el culo a la gente... la diferencia es que uno sale del consultorio dandole las gracias al doctor despues... quiza si llevamos una bata blanca y un estetoscopio nos tratarian con un poco menos de desprecio...
si me gustaria saber que va a decir este periodista VIP, no tanto por lo que diga, sino por lo comico que me resulta pensar que la fuente que lo trato a el con tanta deferencia, es la misma que se la pasa denostando del colonialismo... mental (el del suyo, de el)... en todo caso, tu bronca tuya es tuya de ti y no viene al caso y ni le pone ni le quita nada pertinente al asunto que nos ocupa, que me perdonen tus lectoras... la pregunta deberia ser por que amor y besos con los corresponsales extranjeros (eso esta cambiando tambien, por cierto) y para los de la casa plomo y azufre? nacionalismo y chovinismo del siglo 21... estamos todos locos

césar castillo dijo...

Excelente blog... hace mucho no visitaba mi blog Mi vehículo es el cuerpo y vi tu coment... gracias. El tuyo es mejor que el mío... saludos

César dijo...

Bien, hermano, por mi parte estoy de acuerdo con que es muy papita hablar de socialismo cuando se tiene tanta platica en los bolsillos y tanto lujo alrededor, pero por otra parte estoy relativamente de acuerdo con anónimo1 y anónimo 2... la idea no es condenar por condenar. Por mi parte, creo que entre tantas cortinas de humo ya no sabemos cuál es el verdadero problema que tenemos en este país... ¿Sean Penn? ¿La maleta de plata en Argentina? ¿La reforma constitucional? ¿La inseguridad? ¿La CIA? ¿RCTV?

Vayan con cuidado por el humero y va un abrazo

Anónimo dijo...

¡Que experiencias tan increibles te ha brindado la vida! gracias por compartirlas con nosotros...

strange little girl dijo...

Parto de la base que no se debe juzgar el trabajo de nadie por como sea esa persona en su vida real. A mi me gusta el trabajo de Sean Penn, que sea un gilipollas (no lo se) es secundario, y creo que nada tiene que ver una cosa con la otra. Que trate mal a los periodistas en las promociones de sus peliculas no me parece correcto, pero ser original y genial en las cientos de entrevistas que debe hacer sobre la misma pelicula no debe ser una tarea facil.
Por lo demás tendria que ver el trabajo del señor Penn para juzgarlo. No se que dirá sobre el payaso de Chavez, pero hasta que no lo vea no podré opinar al respecto.De todas formas el no es la única megaestrella que se las va dando por ahi de super revolucionario y antiimperialista, y que después vive su vida como un rico capitalista, pero en el fondo mucha gente de nuestro alrededor lo hace a su nivel. En el fondo es un reflejo de la vida que hacen muchos "progres" pero a una escala de megaestrella.

www.joaquinortegascripts.blogspot.com dijo...

!!!chulos del mundo unios!!!

ese el slogan...

Como le danan a uno su infancia y adolescencia...

En el caso de Arma Mortal se me fue por la basura un rosario de domingos para vagos...

entre un Danny Glover super millonario -besandose en la boca con Harry Belafonte y andando por el Vargas no destruido por nuestro genocida por omision preferido "Mr Ch", you konow- y un Mel Gibson -descubriendo Los Protocolos de los Sabios de Sion entre guisquis y rayas despues de viejo-, termina uno queriendo a tipos de verdad como Robert Duvall o Andy Garcia...

vaya una anecdota: a Duvall, Larry King le pregunto hace como dos anos que opinaba de la politica latinoamericana y solto dos perlas> "Castro, just the old school butcher, an emperor in pain...and Chavez, a little apprentice o nothing"...en eso cambio de tema y se puso a hablar de tango, q clase de profesional!!!

pero a lo q iba...

lo q hay es una cola de chulos internacionales haciendo su agosto y un monton de militantes dizque politicos que como decia Nietzsche: "no quieren ser libres, sino tener un mejor amo"...como me decia un viejo empotrado en absenta en Barcelona hace un buen tiempo "los comunistas amamos a Castro porque es el Franco de los rojos"...pura sabiduria!!!

Eso si, Mystic River seguira siendo una obra maestra -a pesar de las "vacaciones redneck" de Penn en un lugar "somewhere in southamerica"-...

no hay pele, en Mystic River, Clint le saco el tuetano a todas esas joyas e hizo q se botaran...

en fin, pal carajo con tanta doble moral...

como dice P.J O'Rourke: "toda los que apoyan a los paises comunistas se llevan en la maleta su propio papel tuale cuando van de visita"...

es una vaina de locos si tanto apoyas esa miseria generalizada, por que no te la calas?...ademas siempre son "visitas", nadie vive en esos antros, y si lo hacen es para vivir como aristocratas del regimen -como los militares chinos o cubanos o los hijos de los matones de Zimbawe-...

bueno bro..gran texto, hablamos

ah! y otra cita del gran O'Rourke:

"You can't get good chinese takeout in China and cuban cigars are rationed in Cuba. That's all you need to know about communism.

Salud y Averna!!!

CABINA AÉREA dijo...

S P es un "niño malo" de la meca del cine...y cumple su papel a la perfección; lo que no influye en su calidad de actor...a mí, me encanta.
Cariños, niño del viento

Anónimo dijo...

extraido de www.blogacine.com
http://www.blogacine.com/?p=1455#comment-71211

Estimado John Manuel:

Voy a hacértelo breve, para que no pierdas tiempo:

1) El artículo “periodístico” de Urriola no es objetivo, eso es evidente. Subjetivo sí, mucho. Creo que no hay discusión con respecto a este punto. Creer que se trata de una nota seria o válida sería tan ilógico como pensar que sería objetivo un artículo de un periodista que alaba o endiosa a Sean Penn porque Penn le brindó unas cervezas en una entrevista.

2)Este periodista no escribe su nota porque Sean Penn sea así o asao. La escribe porque Sean Penn lo trató mal y al parecer, a él nadie lo debe tratar mal, porque es tan diva como aquel al que califica de tal. Tanto es así John Manuel, que habla de otros millonarios en suites lujosas que si son educadísimos y hombres de bien porque le trataron de pinga cuando los entrevistó. El punto de referencia de Urriola es Urriola. Eso, en un periodista, puede ser problemático.

3) A Urriola no le importan los demás periodistas. Sólo habla de él. No nos metamos mentiras, el tipo no escribió el artículo en defensa del gremio periodístico.

4) El hecho de que Urriola aclare que se había olvidado de Sean Penn y ahora se acordó, hace énfasis en que nunca se olvidó del incidente. Tremendo resabio. ¿Cómo se llama el artículo “V de Vendetta?

5) La frase merienda de negros la utilizó Urriola. Te juro que no entiendo cómo es que se arrecha porque Penn no se codea con las gentes humildes sino que se va a hoteles lujosos, pero él, Urriola, puede llamar a los que Sean Penn evita, “merienda de negros”. Ya sabemos qué tipo de frases usa Uriiola en su vida común. Si, John Manuel, te lo juro, podemos saber cómo es alguien por la manera en que escribe, porque la escritura es tremendo reflejo de la persona.

6) Urriola aprovecha para incluir su postura política en el artículo. ¿Tengo que argumentar esto? ¿Es eso objetivo?

7) ¿Tengo que seguir? ¿Tú de verdad te crees que lo de Urriola es una nota informativa? ¿Un artículo de opinión balanceado, inteligente e imparcial? ¿Un análisis informativo? ¿Un encojonamiento literario suena mejor?

Puedo seguir broder, pero no creo que sea justo. El artículo de Urriola es la carta de un enamorado al que le han roto el corazón. No me parece periodismo serio. Como encojonamiento si está mundial, después de todo cada quien puede llorar los añicos de sus propios ídolos de barro. Y Urriola se llora a él y todo lo que no lo beneficia. Sería bueno de una vez y para siempre entender que la conciencia, la responsabilidad y la sensibilidad social empiezan por el individuo. Más si se es periodista.

James dijo...

John Manuel,
Sólo un maricón frustrado porque le lubrica el culito y nadie se lo folla utilizaría un término como encojonamiento literario y se daría a la tarea de responderte tantas estupideces con tono tan resabido.

Jose Urriola dijo...

Al amigo que le escribió a John Manuel sus respuestas desglosadas una a una: Pana, yo no soy racista, sólo te quiero aclarar eso. Mi padre era negro y es el hombre al que más he querido, respetado y admirado jamás. Era un niño pobre de Guanare, negrito, sangre negra que con orgullo llevo en las venas. La frase merienda de negros la utilizo para referirme al pensamiento de Penn, recuerda que uno de los negros de la merienda soy yo.
De resto, todas tus preclaridades, todos tus insultos, toda tu bilis, los complejos y falencias que me adjudicas bienvenido todo ello. No me importa. Eres libre de escupirlo aquí mientras mi buen humor campee y lo permita.
Al amigo James: no necesito que me defiendas y menos si lo vas a hacer de una manera tan gruesa. De verdad que no es la manera, podemos diferir pero eso no nos da derecho a insultar de manera tan procaz a los demás.
A John Manuel: Gracias por tus comentarios y palabras. Yo creo que ya es momento para dar vuelta de página, a otra cosa. Nos seguimos leyendo. Mis respetos

Anónimo dijo...

Antes de pasar la pagina, el Gordo Lanata dice en un cable (y yo me lo fusilo completo) unas preclaridades sin perdida y sin bronca por nimiedades pero con el acento en la mala leche donde toca (Urriola, tienes enamorados tambien, eres un exito pansensual):

Lanata cree que en América Latina hay gobiernos que "dicen" ser de izquierda
EFE
EFE - hace 2 horas 28 minutos

Quito, 3 sep (EFE).- El escritor y periodista argentino Jorge Lanata aseguró hoy en Quito que en América Latina hay muchos gobiernos que "dicen" ser de izquierda pero que, a su criterio, no lo son, y citó como ejemplo el caso de Argentina.


"Estamos en un momento raro de la izquierda, en un momento de crisis de la izquierda mundial. Tiene que haber una reformulación filosófica", dijo Lanata, quien promociona su libro "Muertos de amor".

Lanata cree que lo que hay "en América Latina son muchos gobiernos que dicen que son de izquierda, pero que no son".

"El caso donde más lo veo es (Néstor) Kirchner (presidente de Argentina), pues tiene una dialéctica de izquierda pero su gobierno es claramente de derecha", dijo a un grupo de sus lectores en Quito (Ecuador).

Según Lanata, la decisión de Kirchner de pagar la deuda al Fondo Monetario Internacional no fue unilateral.

"Así como hubo en un momento en los 70 y 80 una política de endeudar al Tercer Mundo porque había petrodólares y crédito fácil, hubo en el segundo gobierno de Bush una política para desendeudarse de una vez, para que los gobiernos le pagaran al Fondo", dijo.

Por ello, cree que la decisión de "Argentina, Ecuador, Brasil y otros países de pagarle al Fondo no es una decisión autónoma de los países, sino que los países (la) tomaron de acuerdo con el Fondo". "Que nos quieran vender eso como el movimiento rebelde, que pagamos la deuda, es mentira", anotó.

Lanata opinó que la corrupción es "incompatible con la izquierda", y en ese sentido dijo que el gobierno venezolano de Hugo Chávez "está lleno de corrupción", por lo que se preguntó: "¿Es de izquierda?".

Asimismo, criticó el cierre del canal Radio Caracas Televisión (RCTV), pues señaló que afectó a "gente inocente" como los maquilladores, iluminadores y otros trabajadores, por lo que opinó que si se consideraba que algunos eran "una manga de fascistas y jugaron al golpe (de Estado)" se los debía procesar y encarcelar.

Para Lanata, el caso del gobierno boliviano de Evo Morales es "interesante políticamente" y "muy raro" porque, a su criterio, hasta hoy no había habido un gobierno indigenista-nacionalista, que ahora afronta el "grave problema" de la intención de dividirlo.

Al referirse a las constituyentes, subrayó que tener abierta la discusión sobre el poder tanto tiempo "es un error porque genera una situación de inestabilidad increíble".

Lanata se reunirá mañana con el presidente de Ecuador, Rafael Correa, con quien hablará sobre la prensa, la Asamblea Constituyente que está en camino en esta nación andina y sobre el Socialismo del Siglo XXI, que él propugna.

"Para mi es muy confuso lo que Correa propone. Que alguien me explique qué es el socialismo del Siglo XXI. No lo entiendo y cuando creo que lo entiendo me parece una imbecibilidad. Prefiero creer que soy yo el idiota y que no lo puedo entender", dijo, al tiempo que ironizó prometiendo asistir a algún curso sobre el tema si lo dictan en Quito.

Al hablar sobre la prensa, criticó la auto-censura, la calificó como "un error" y dijo tener la "sensación" de que Correa "se pelea con la prensa porque es su enemigo más fácil. Es la manera más fácil que tiene de pelearse con la oligarquía simbólica, (pues) con la oligarquía real no se pelea".

Correa mantiene un pulso con un sector de la prensa ecuatoriana a la que considera vinculada a grupos económicos que -opina- no apoyan los cambios que anuncia en la Asamblea Constituyente, que se instalará en octubre próximo, para redactar una nueva Carta Magna.

Al hablar de su libro "Muertos de amor", centrado en la revolución, dijo que en éste hay muchas voces que se superponen, pues intencionalmente elimina de a poco la referencia de los personajes, entre ellos el Che Guevara y otros de la generación de éste.

Justificó su título, pues le pareció "atractiva la idea de que también por amor alguien pueda matar y en este caso por un amor abstracto, como la revolución".

"Lo que plantea el libro en el fondo es hasta dónde se puede o no, en función de un fin supuestamente superior, disponer de la vida de alguien", dijo.

Para el escritor, la idea de la revolución debe pasar primero por lo personal: "Los primeros que tenemos que revolucionarnos somos nosotros mismos de nuestros prejuicios, ignorancia y estupidez", sentenció.

--------------------------

Por cierto, Penn escribe cuando escribe en el San Francisco Chronicle... y de seguro jamas se dara ni remotamamente por enterado de este microforo

Anónimo dijo...

Tenéis razón, Sean Penn no vive en el mundo real.