martes, 11 de septiembre de 2007

Por culpa de Deleuze y Guattari


Gilles Deleuze y Félix Guattari


«Un día, el siglo será deleuziano» Michel Foucault

Gilles Deleuze y Félix Guattari dan para todo. D&G (qué cosa curiosa, sus iniciales conforman hoy una marca aún más prestigiosa que Dolce e Gabanna) sirven para otorgar granítico piso teórico a lo que a usted le venga en gana. Si por ejemplo estás haciendo una investigación sobre la infertilidad del oso panda y quieres argumentar conceptualmente, así como para dejarle callada la boca a cualquier zoólogo, sobre las los causas de extinción que agobian a este insigne comedor de bambú de tan baja líbido, no le des más vueltas: Deleuze y Guattari. Si eres ingeniero agrónomo y quieres justificar por qué el pizco del maíz morado rasca más o menos lo mismo que el pizco extraído de maíz amarillo: métele una cita sobre el rizoma de Deleuze y Guattari, listo. Si estás atascado en un ensayo sobre si Borges era mejor o peor escritor cuando estaba acompañado de Bioy Casares, tú te apertrechas de un ejemplar de Mil Mesetas de D&G y lo abres en la página que te dé la gana, no importa, con los ojos cerrados y donde caiga el dedo, allí encontrarás una cita citable endemoniadamente intrincada que si la fuerzas un poquito encaja lo suficiente como para justificar cualquier cosa que estés buscando. Y si lo que quieres es saber por qué la Asamblea Nacional aprueba masivamente y a velocidad de vértigo cada uno de los artículos y apartados de la nueva constitución dictada por Chávez, sin pensar, ni cuestionar, ni discutir, pues allí sí que estás jodido porque eso no lo puede justificar nadie, ni siquiera Deleuze y Guattari. Pero de resto, tranquilo con que este par explicas de todo.

Tuve unos amigos arquitectos a quienes les combinaban las clases de diseño avanzado con lecturas selectas de Deleuze y Guattari. Cierto día, el tío de uno de ellos, dueño de una zapatería en un centro comercial, se le ocurrió entregarle a su sobrino y compañía el proyecto de remodelación de la tienda: “Muchachos, yo quiero que me hagan algo más actual, algo como más moderno”. “Tranquilo, tío que nosotros aquí resolvemos”. Han tomado la tienda, la han tumbado y la han vuelto a levantar. El paralelepípedo que antes era la zapatería fue transformado en un autobús escolar que se había despeñado por un barranco, se había volcado en la caída hasta ser atajado por las ramas de un árbol enorme, como si colgara de un samán. La nueva tienda tenía ahora la mitad de capacidad de la anterior, no cabían más de 2 personas en el mismo pasillo y de repente el acceso al estante se veía interrumpido por una rama enorme que cruzaba desde la pared hasta el techo. Ah, y había un ligero problemita con la inclinación, tenías que estar pilas porque si no te agarrabas bien o si la goma antiresbalante de tus suelas no andaba en óptimas condiciones acababas incrustado entre las cajas del depósito. Pero bueno, ese día le pones a la abuela unos zapatos que no patinen y ya está. Todo eso estaba explicado en un documento que acompañaba a los planos, un texto íntegramente escrito con palabras compuestas al estilo de mecánico-orgánico-vectórico y Biometálico-anfibio-mutante-rizomático. Me lo dieron a leer, justo antes de mostrárselo al tío: ¿Qué tal, pana, esto es arquitectura inspirada en Deleuze y Guattari, nos quedó arrechísima no? Y a mí se me ocurrió responderles -desde el estómago-: “Coño, el que va a estar arrechísimo es tu tío cuando vea esta locura”. Bueno, así fue como perdí a unos amigos por culpa de Deleuze y Guattari.

Si algún día a Usted le da por hacerse fascista intelectual, puede hacer la siguiente prueba para ver qué tan inteligentes son sus amigos; les lee la siguiente cita de D&G y espera la reacción:

“Volvamos a la oposición entre lo liso y lo estriado, pues aún no estamos en condiciones de considerar sus combinaciones concretas y disimétricas. Lo liso y lo estriado se distinguen en primer lugar por la relación inversa del punto y de la línea (la línea entre dos puntos en el caso de lo estriado, el punto entre dos líneas en lo liso). En segundo lugar, por la naturaleza de la línea (lisa-direccional, intervalos abiertos; estriado dimensional, intervalos cerrados). Por último, existe una tercera diferencia que concierne a la superficie o al espacio. En el espacio estriado se delimita una superficie y se “reparte” según intervalos determinados, según cortes asignados; en el liso, se “distribuye” en un espacio abierto, según las frecuencias y la longitud de los trayectos (logos y nomos). Ahora bien, por simple que sea, la oposición no es fácil de situar”.

Si la persona sometida al test asiente con el ceño fruncido, dice que entendió y hasta tiene los santos cojones de explicárselo, hay dos opciones: a) ese carajo es inteligentísimo, b) es un mentiroso impresentable. Si el pana dice: “chamo, yo no entendí nada, pero lo que es nada de nada”, eso significa que a lo mejor no es muy inteligente pero sí que es una persona confiable; así que mejor se toman una cerveza, ponen música y se dejan de estar perdiendo el tiempo con Deleuze y Guattari. Ya lo dijo una vez Oscar Wilde: “La gente no se entiende nunca y si se llegan a entender es porque hubo un malentendido”. Por último, si la persona en cuestión se orina de la risa como si usted le estuviera contando uno de los mejores chistes de la vida: ese tipo acaba de verdad de entenderlo todo. Pero no le pida que se lo explique que no va a poder. Y tampoco hace falta.

Muchas veces, después de fustigarme un rato, de estar rebanándome las neuronas con páginas y páginas de Deleuze y Guattari llego a la misma conclusión: eran un par de jodedores. A lo mejor ni existían, sino que eran dos actores disfrazados de intelectuales que aprendieron el noble arte de cantinflear en sesudo francés. Me los imagino en shorts y sin camisa, con la mesa llena de botellas vacías, colillas de cigarros, latas aplastadas de cerveza, revistas de mujeres en pelota. Félix Guattari lanzando dardos que no aciertan la diana sino que agujerean la pared y Gilles Deleuze llenando la quiniela a ver quién ganará el domingo entre el Lyon y el Paris Saint Germain. Cada uno, en contrapunteo, va soltando una frase que no significa nada pero que suena recontrabien. Una tú, otra yo, una tú, otra yo. Así van redactando las nuevas esencias de la intelectualidad y cagándose de la risa con cada disparate que les florece bajo las burbujas de la resaca. Y cuando se quedan trancados, secos y sin ideas, dicen: “Llámate ahí a Jacques Derrida, no joda, que nos regale una frase de las suyas y que cuando vendamos esta vaina le damos su comisión”.


19 comentarios:

Nany dijo...

Ellos no fueron los que escribieron el librito ese que tanto mentaba Chavez cuando estaba preso? pregunto por aquello de presentar lo impresentable...
(OO,)
Saludos!

Anónimo dijo...

qué gozada! No sé como te dio por pensar en ellos, parece casualidad porque justo esta mañana nos reíamos de un texto parecido al de tu ejemplo de estos mismos autores.
Ahora no, pero hace tiempo creí entenderles un poquito.

Alfredo Meza dijo...

Pana, esa cita de D&G podría participar en un concurso de interpretación de textos oscuros. Por cierto, el gordo Juan Barreto, que se las tira de intelectual arrechísimo, escribe párrafos tan ininteligibles como esos en sus libros

CLAIRE dijo...

Hacer comedia con Derrida, Deleuze y Guattari será, seguramente, para los "entendidos" una blasfemia. Aplaudo la valentía y agradezco esa nueva imagen que me acabas de regalar de Guattari lanzando dardos y Deleuze llenando una quiniela, sólo comparable con el pez helicóptero...Gracias!!!

german dijo...

meter a derrida como cierre te quedó genial pero la sola idea de que todo sea una gran mamarrachada y que haya gente que los toma en serio y se corta las venas por ellos me puede dar alguito de terror

Sofía Giusti. dijo...

Me clasifico en la opción tercera,"No entiendo nada de nada " del trozo seleccionado de esta pareja de franceses, pero según tu evaluación, me queda la satisfacción de "ser confiable"

Israel dijo...

José, algo leí a O. Paz sobre las limitaciones del lenguaje sin imágenes; creo que esa gente no conoce(ió) las bondades de un punto rojo de Santa Marta o una Gold Acapulco; puro híbrido e hidroponia; de todas manera, la verdad posible es el poema-.- ( o, la sugerida por A. Huxley en Las Puertas de la Percepción)- Por cierto, ando buscando ese libro--.


saludos y a ver si nos ponemos de acuerdo para cubrir los senderos estriados y planos de La Cabeza del Elefante, he alli el punto.

me(r)che dijo...

Jo! y el Derrida cobrando sus churupos también! increible Jose, cada día es mas elevada tu coloquialidad.

gustavo valle dijo...

Mil mesetas es el Auyantepuy de la insensatez. Con esta gente vale aquello de "menos entiendo más me gusta". ¿Y dónde dejamos a Lacan, el padre irresponsable de todas estas criaturas?

Arturo Serrano dijo...

Me encanta la gente que te hace dudar. Hay que ser muy inteligente para que alguien se pregunte si eres un pendejo o un genio. Estoy de acuerdo contigo: estos carajos a veces pareciera que se estuviesen riendo de todos nosotros. Pero hay una excepción: el libro "¿Qué es la filosofía?" Me encanta cuando dicen que esta es una pregunta que se hace al final de la noche, cuando ya no queda nada más qué preguntar.
Y claro, los libros de cine de Deleuze que son una genialidad. Tal vez una genialidad oscura y como le hubiera gustado decir a Deleuze, "corrugada" pero una genialidad de todas maneras.

Anónimo dijo...

Me he reído mucho con tu post... pero también coincido con Arturo en que hay cosas de Deleuze que son geniales... dale otra oportunidad, dale un ojito a que es la filosofía o a Diferencia y Repetición.

Saludos

Anónimo dijo...

académicos franceses contad con el escarnio aunque sean ingleses o alemanes, pasamos largo de ustedes y de todos los demás brujos que se ocultan en el claustro para escribir sus misas negras y sus cantos blasfemos

Anónimo dijo...

Hay personas a las que les gusta fumar estopa. Llenan sus vidas de presupuestos inutiles, porque, si a ver vamos... ¿Qué han hecho estos "pensadores" por el mundo real? Pura Construcción de frases, no impactantes, sino que temibles por inabordables. Además, no les gusta vivir, lo que se llama vivir vivir, arriegar.

José M. Ramírez dijo...

Algunos apostamos a la ambigüedad a través de un silencio bien administrado.

¡Qué equivocados estamos! Me queda claro, luego de leerte, que la apuesta segura es al sin-sentido razonado.

Naty dijo...

¡Hey! Hay algo en mi blog para tí... Pasa por allá, te espero ;)

pau dijo...

dejo testimonio de mi admiración por lo que he leído...

pau

Vortice dijo...

De casualidad llegué a este blog, buscando precisamente una foto de Deleuze para x asunto... Y bueno, al principio pensé que era todo en joda, eso que pones de que Deleuze y Guattari sirven para todo, dónde los pongas "funcionan", me pareció gracioso, sin embargo no logro entender el por qué de la ridiculización.

He pensado que todo esto es digno de un acto político algo reaccionario. Primero que todo porque partes de un principio errado, al querer "entender" un texto. Como bien decían aquellos dos esquizos, los texto son para experimentarlos, y la experimentación es una cosa que no se enseña, ni se aprende, es algo a ver, como decirlo, ¿corporal?, ¿instintivo?. La citas que pones de Mil Mesetas es una mariconada, claramente nadie "entiende" nada si no ha experimentado por lo menos algo con Deleuze y Guattari.

Por otro lado, todo esto es un ejercicio político, yo a diferencia tuya creo que el que no "entiende" a D&G es simplemente porque no ha hecho funcionar sus "máquinas deseantes" y quiere territorializar todo: estar muy tranquilo en la tierra y no desterritorializarla..

En fin... pasa por mi blog, me considero deleuziano y no soy para nada un intelectual fascista. Y quizás "entiendas" algo de Deleuze sin ni siquiera tener un solo post dedicado a él.

pd: Derrida no tenía nada que ver con D&G, si bien su lucha era la misma, los frentes eran totalmente distintos. Estos tipos escribían Anti-Edipo mientras Derrida discutía con tipos como Paul de Man o Gadamer. Otro frente.

saludos desde Chile

Anónimo dijo...

Al que no se le entiende nada creo que es a vos, tampoco entiendo para que haces un blog, se ve que te gusta criticar o burlarte de lo que no entendes, quizas podrias probar ser mimo o payaso y asi poner tu energía en algo positivo. Quizas no hayas podido entender lo que decian GyD en el Rizoma pero lo que tampoco entendiste es que no era un libro para entender sino para actuar y desarrollar tu propia maquina y elaborar tu propio rizoma pero dejalo ahi..ni te gastes. Creo que tu critica apunta a una especie de chistes para amiguitos.....por eso te recomiendo que te pruebes como payaso o algo asi...vas por buen camino....Saludos, Leo.
PD: En tu biografia tampoco hay mucho de vos pero si de tus padres...esa es la parte mas graciosa de tu blog.
Recomiendo el blog de Vortice ,es muy bueno.

Anónimo dijo...

Pues yo entendi: JAJAJA.

Debes leer de nuevo a D&G para evitar que estos snobs te despedacen; no, cuando menos ponerlo en practica, suerte.