miércoles, 13 de agosto de 2014

La cabeza de Philip K. Dick.




En octubre del año 2005, apurado por tomar la conexión a un vuelo, David Hanson olvidó una maleta en el avión. Dentro de ella viajaba la cabeza de Philip K. Dick.

Cuando Hanson, especialista en robótica de la Universidad de Dallas, estaba apenas recién graduado, inventó una piel sintética sumamente realista a la que bautizó como “Frubber”. Con ese material se había hecho un molde de su propia cabeza y también el de las cabezas de un par de exnovias de los tiempos universitarios. Su más reciente y predilecta creación consistía en la cabeza del escritor Philip K. Dick, fallecido en 1982.

El joven inventor se llevaría su modelo de la cabeza de Dick a una convención de robótica en la Universidad de Memphis y allí ganó la atención de un grupo de investigadores que estaban desarrollando un programa educacional llamado AutoTutor. Decidieron sumar esfuerzos con la convicción de que combinando el Frubber con las habilidades conversacionales del AutoTutor y con motores para simular la expresión de los músculos del rostro, podrían crear el androide más fabuloso jamás: el PKD (iniciales que, obviamente, corresponden a las del famoso autor de ciencia ficción).

En el año 2004 PKD fue sentado en un sofá, vestido con ropas del mismo Philip K. Dick que sus hijos habían cedido para el proyecto. Recrearon una escenografía idéntica al  saloncito de la última casa de la familia Dick e invitaron a un selecto grupo de privilegiados para que se sentaran a conversar con el androide. PKD no sólo hablaba como el escritor sino que literalmente tenía su voz; había sido programado con un software que contenía decenas de entrevistas realizadas al autor antes de su muerte. Si el entrevistador hacía alguna pregunta que ya había sido respondida por Dick, el androide era capaz de reconocerla y responderla tal y como lo había hecho en vida. Y si acaso se trataba de una pregunta fuera de libreto, PKD podía hacer uso de otro software con el que venía equipado para inventarse respuestas creíbles: un sistema llamado “Análisis semántico latente”.

La misma hija de Philip K. Dick se sometió a la experiencia conversatoria con PKD y salió del encuentro confesando: “Es increíble, sentí que realmente estaba hablando de nuevo con papá”.

Por cierto, PKD –durante su fugaz vida pública– fue sometido al test de Turing (utilizado para evaluar a computadoras que se cree gozan de capacidad de pensamiento) y también al Voight-Kampff (creado por Philip K. Dick en su libro “Sueñan los androides con ovejas eléctricas”). El primero de estos tests había sido criticado duramente por Philip K. Dick pues a su parecer las preguntas evaluaban exclusivamente patrones de inteligencia y para él era importante formular un test más centrado en las emociones características de “lo humano”. La respuesta del escritor al test de Turing fue el Voight Kampff. Pero el pobre PKD  finalmente reprobó ambos.

En el año 2005 Google extendió una invitación a David Hanson para que se acercara a presentarles la famosa cabeza parlante de Dick. Y fue precisamente en ese viaje donde el inventor perdió la maleta que la contenía. Nunca más la pudieron encontrar.

Se dice que la cabeza parlante del androide de Philip K. Dick fue rastreada en dos aeropuertos del estado de Washington antes de perderle la pista. Algunos amigos de la teoría del complot aseguran que está en poder de los organismos de inteligencia rusos. Y otros incluso sostienen que se halla en alguna nación sudamericana (con la cantidad abismal de inhumanos dotados de leves capacidades para el habla y la expresión facial que proliferan en nuestros gobiernos estará difícil identificarla).

En el año 2012 Hanson Robotics anunció la creación de PKD 2.0, un sustituto para el perdido de la maleta, una versión mejorada que ahora cuenta con 36 minimotores faciales más que su antecesor y provisto con un software capaz de hacer sentir al interlocutor que Philip K. Dick sigue entre nosotros más vivo que nunca.



¿Habrá soñado Philip K. Dick con su propio androide? Luego de leer “Yo estoy vivo y vosotros estáis muertos” (la biografía escrita por Emmanuel Carrère a partir de sus numerosas y profundas entrevistas con el escritor) uno no tiene otra opción que dejarse invadir por el vértigo. Tiene que ser terrible acabar convencido de que el universo que has creado como autor se está materializando segundo a segundo en la cotidianidad. La paranoia en estado absoluto. Se ha difuminado la frontera entre la realidad y la creación literaria, y ese constructo mental de Philip K. Dick se corporiza de una manera especialmente delirante, esquizoide, paranoide y atroz.  Uno empieza a leer Yo estoy vivo con una risita nerviosa: “qué loco estaba este pana, qué delirio”, pero en la medida en que la lectura avanza es inevitable trastocar la sonrisa por una mueca de angustia en su estado sólido.  Por más que le admiremos y le rindamos culto, nadie realmente quisiera estar en la cabeza de Philip K. Dick.

Ya está, ahora viviremos sabiéndolo: hay una cabeza de Philip K. Dick perdida, dando vueltas por ahí. Revise bien sus maletas y sospeche de esas que se quedaron allí arrumadas junto a la cinta deslizante de los aeropuertos.

Mientras escribía estas líneas juro que sentí un impacto proveniente de la pequeña terraza que tenemos en casa. Me levanté a ver qué era. Una pobre palomita caída del árbol. Se estuvo moviendo entre estertores unos segundos y luego se quedó tiesa. No fui capaz de salvarla en su agonía.

“Caminas por el desierto y te encuentras una tortuga patas arriba sobre su caparazón: ¿qué haces?” es una de las preguntas más famosas del test Voight-Kampff. Sí, me queda claro, lo reprobé.


1 comentario:

Anónimo dijo...

Que interesante tu relato, no te preocupes por la palomita , si hubieras podido salvarla, lo hubieras hecho, ya que conozco los buenos sentimientos del narrador de "La cabeza de Philip K. Dick"