viernes, 15 de diciembre de 2006

Boards of Canada

Satellite Anthem Icarus - Boards of Canada


Hoy volveré a bailar de arquitectura –como decía Frank Zappa con sarcasmo sobre quienes escriben sobre música-, la culpa la tienen los hermanos escoceses Michael y Marcus Saundison que conforman al grupo de música electrónica más elegante del mundo y también uno de los de peor nombre: Boards of Canada.

Me gustan los Boards of Canada porque suenan al soundtrack de esa película nunca hecha a las Crónicas Marcianas de Bradbury o a La Nave Estelar de Brian W. Aldiss. O quizás porque suenan a proyecto frustrado de una película que debería filmar Cronenberg a partir de un guión incompleto de Tarkovsky. Y también porque suenan a un documental sobre fauna submarina extraterrestre, o a música de fondo de parque temático futurista, uno de los 80, en aquellos tiempos cuando la ciencia ficción hablaba desde la ingenuidad y la austeridad de cosas realmente importantes.

Creo que me gustan los Boards of Canada porque supieron hacer de la música electrónica otra cosa, más allá de encandilarse con los ruiditos y los colorcitos, más allá de sucumbir a la pirotecnia de los nuevos sonidos y texturas. Estos tipos hacen con la electrónica lo que Ronaldinho o Zidane hacen con el fútbol; entre la sonrisa de quien juega como un cachorro y el trance de quien sufre cada jugada en la que se le escurre la vida, se sacan gambetas que los demás no pueden, dejan flotando las partículas en el aire con efectos que sólo ingresan a las leyes de la física gracias a su magia.

Rodea a este dúo escocés un aura de misterio; durante años se fotografiaron y se presentaron en vivo portando máscaras, escafandras y capuchas. No mostraron las caras ni aceptaron responder a la pregunta de “por qué se llaman así”. Sobran teorías y especulaciones sobre esta peculiar Junta Directiva del Canadá; pero ellos no sueltan prenda, no de propia voz. Me gusta pensar que se llaman así porque les da la gana, porque es como una declaración de principios para decir que detrás de nombres absurdos se hallan, a veces, las mejores cosas esperando por ser descubiertas por los curiosos. Tampoco son amigos de los video clips, apenas tienen un par de videos oficiales, hecho que ha gestado en la comunidad de fans un concurso permanentemente abierto y gratuito donde cada quien es libre de colgar en la red su video como si se tratara de un dibujo libre para compartir. Y créanme que los hermanitos Saundison han inspirado imágenes sublimes, para muestra éste botón que antecede al texto.

Un dato curioso: el hermano mayor de los Saundison, Michael, nació un 12 de julio de 1971. Eso lo convierte en un gemelo imposible de quien escribe estas líneas. Me llena de una especie de alegría infantil pensar que alguien -de alguna manera alguien muy próximo- está creando esa música que ya me hubiera gustado hacer a mí de haber nacido dotado con otro talento.

4 comentarios:

segundodebut dijo...

me encantó ...no los conocía...que viva youtube y los desconocidos del mundo.

C. Casano dijo...

Muy bella música,hoy me enseñaste algo que no conocía y me alegró el momento. Los días de navidad son alegres y nostálgicos a la vez...en especial hoy atravesaba los últimos. Felicitaciones y Gracias.

Anónimo dijo...

Exquisita música; cerré los ojos y me transporté en un alucinante viaje astral;sentí que flotaba en medio del cosmos;viajé por el espacio infinito,visité etereas galaxias,dilucidé lejanas estrellas; de vuelta a la tierra,de pronto la música me rememoró otras épocas, me deslumbró como un destello de luz Pinh Floyd, se me asemejó a los hermanos Michael y Marcus Saudison; recordé de inmediato como por asociación a Rada y al grupo Grand Funk.Aterricé, abrí de nuevo mis hipnotizados párpados, reeleí tu post. ¡Curioso dato!, sin duda, el que la fecha de nacimiento del músico Michael sea exacta a la tuya (nos descubriste tu edad). Nosotros somos un poco más "viejitos"; de la época de Jetro Tull;Cat Stevens; Eric Clapton; Bob Dylan;Neil Young; Peter Frampton; John Lennon;Joni Mitchell; Ron Wood etc. Discúlpame, es que esa música tan maravillosa que nos presentas es tan especial, que me haz hecho recordar escenas juveniles extraordinarias. Gracias por refrescarnos, nos haz sacado del bullicio estridente que nos imponen por estos tiempos.¡Feliz Navidad hermano! te deseo muchos éxitos y salud.

Richard dijo...

Casualmente la última edición de la revista ROCKDELUX que ha llegado al país (Pete Doherty en la portada) trae un interesante recopilatorio del sello WARP, donde no podía faltar este dúo dinámico.

La canción elegida? ---> Peacock Tail.

Veredicto? ----> Una bestialidad sonora (ojo, sin referirme al matiz del tema. Solo me remito a lo exitoso del resultado).

Buena recomendación viejo.