martes, 15 de enero de 2008

Análisis formal a unos billetes fuertes muy fuertes

En forma de silogismo nos han querido clavar la promoción de la nueva moneda nacional. Como si con la repetición automática y hasta el hastío de “un bolívar fuerte, una economía fuerte, un país fuerte” se estructurara una suerte de mantra que impactaría la realidad y la convenciera –nos convenciera- de ser otra cosa.

Así pues:

Un Bolívar Fuerte (qué maravilla lo que son los adjetivos, tú le pones “fuerte” al lado a cualquier sustantivo y de inmediato se pone grandote, papeado y valiente).

Una economía fuerte (qué bueno, esta es la parte del silogismo en la que a todo el mundo le da como risa nerviosa o pena ajena, como los carajitos cuando dicen una mentira).

Un País fuerte (aquí sí que estoy totalmente de acuerdo. Este país es muy fuerte. Tanto que debería traer en el empaque algo similar a lo que traen las cajas de analgésicos: Ibuprofeno Extrafuerte, Paracetamol Ultrafuerte. Y así uno se hace una idea del rollo en el que se está metiendo).

El billete de 2 trae en el anverso a un gordito, rechoncho, caretón, de pelo negro y ojitos de pillo. Y nos quieren meter el strike de que ese pana es Francisco de Miranda. Miranda, el de La Carraca, era una suerte de dandi seductor, afrancesado, elegante, alto, delgado, carilargo, de lacia y larga cabellera canosa que alguna vez fue castaña. Señores, por favor, acaso nadie se ha dado cuenta de que el carajo que sale en este billete no es Miranda… ES DIOSDADO CABELLO. La campaña presidencial para el 2013 ha comenzado, hechos los bolsas, de manera más o menos subliminal.

Este billete de 5 es producto del delirante sincretismo que se obtiene al cruzar a Aristóbulo Istúriz con Piedad Córdoba. Seguro que quien lo diseñó es un fanático de Mazinger Z que después de grande se metió a bolivariano y un día se preguntó: ¿cómo sería nuestro propio Barón Ashler? Y entonces agarró la cara de uno, el turbante de la otra, el color de éste, la sonrisita de aquella, se sacó un híbrido digno de la isla del Doctor Moreau y aquí lo tenemos vuelto billete.

En el reverso este papel moneda luce a un armadillo o cachicamo. Cobardes, se les enfrió el guarapo a última hora, tenían que lanzarse con todo y poner ahí lo que de corazón querían ponernos: un rabipelado.


El billete del Cacique Guacaipuro -que ha matado a su mujer-, sospechosamente parecido a nuestro rutilante Ministro del Poder Popular Para la Educación, Adán Chávez, en sus años mozos, mentor político de su hermanito el teniente coronel y en un futuro, si nos descuidamos, Gran Archiduque de Sabaneta de Barinas.


El espectacular billete de 20, sobran las palabras. En una sociedad donde se cuida tanto el género, donde nos cuidamos tantísimo en decir pluscuanperfectamente cosas como “pianistas y pianistos”, “jalabolas y jalabolos”, “mediocres y mediocras”, “infelices e infelizas”, jurando que la respuesta a los movimientos feministas y a la procurada equidad entre los sexos radica en esas soberanas güevonadas… surge la brillante idea de dedicarle un billete rosado a una heroína del terruño. Claro, porque, díganme: ¿de qué color son las niñas? Rosado. Rosado y moradito. Debemos ser el único país del mundo que tiene un billetito femenino rosa. Se sugiere sacarle una versión alternativa sustituyendo la imagen de Luisa Cáceres de Arismendi por la de Hello Kitty o la de las Chicas Superpoderosas.


El de 100, claro no podía ser de otra manera, es el de Bolívar. El magnánimo, el inalcanzable, el padre de todos los comedores de arepa –les guste o no-. Me pregunto por qué, simultáneo a todo este movimiento bolivariano que se rasga las vestiduras por Don Simón y que deben andar buscando las maneras de canonizarlo, nombrarlo cabeza del Consejo de los Jedis, de armarle un huequito en el pesebre al lado del niño Jesús y de que se instituya internacionalmente una nueva oración que rece: “Bolívar nuestro que estás en los cielos…”, por qué no surgirá un movimiento que simbólicamente devuelva a Bolívar al Panteón. “Coño, mi pana, muchas gracias por liberarnos, gracias por la épica, las cartas, las frases célebres, las recetas de cocina, de verdad nos quitamos el sombrero, pero ya basta, viejito”. Ya está fuerte, ahora más que nunca. Y nos libramos un poco de ese fardo, gracias por el legado pero ya es hora de lanzar esas maletas que nos anclan a un pasado negado a mirar sin complejos hacia adelante, llegaron los tiempos de vivir con el fantasma sin que su espíritu nos agobie en cada paso con su pesadísima sombra. Sugiero hacerle un billete único de un billón de Bolívares Fuertes a Bolívar. Un billete que nadie jamás podrá utilizar y que quedará guardado bajo llave junto a sus huesos. Mientras tanto que escritores, historiadores, artistas, gente de a pie, se avoquen a construir otros héroes. Cosa que nos hace tanta falta.


El billete de 50 lo quise dejar de último, porque es la flor que nace en el fango. El billete verde de Simón Rodríguez, una perla que con disimulo se cuela entre la escoria. Entre tanto héroe de batalla, tanta muerte trágica y el nefasto alud de neoestética patriotera se asoma el civil, el maestro, el revolucionario de las ideas y las letras. Y en el reverso del billete el que quizás sea el animal más mítico, el más peculiar y menos célebre de nuestra fauna autóctona: el oso frontino. Esos sí son dos detallazos como para ufanarse, para sentarse a pensar en la Venezuela posible que aunque la oculten acabará por irrumpir. La vida a pesar de todo después del temporal.



20 comentarios:

el fantasma de canterville dijo...

Jeje... no me había fijado pero sí, el "Miranda" de los billetes de Bs.F. 2 es igualito a Diosdado Cabello. Por cierto que lo degradaron, a Miranda porque antes salía en los billetes de Bs. 5.000.

Completamente de acuerdo con lo de Bolívar y con lo de Andrés Bello y su billete. Le debemos uno también a Teresa Carreño, a Uslar y a Gallegos. Algún día dejaremos de tener esa tradición militarista y entenderemos que para sacar adelante un país se necesita la actitud civil y republicana.

Saludos.

Capochoblog dijo...

El propio análisis fuerte a unos billetes muy formales! Acá ando riendome pero sin dejar de preguntarme: De pana que este muchachon, no se pierde una?
Muy bueno, como siempre.
Besos.
Nany.-

Guachafitera dijo...

Como dicen los italianos, "sei forte" Urriola.

MDTorres dijo...

Jajajajajaja, me mataste con el injerto entre Aritobulo y Piedad Cordova. Recomiendame la marca de cigarros que usas para escribir!!!!
Beso
MD

Ivan dijo...

Bro. insisto, deseas que me boten del trabajo???? debes avisar que no debo leer esto en horas laborales, pues la risa escandaliza, y como no se supone que uno se divierta trabajando, uno de estos días me echan. EXCELENTE pana. Que risa!

Brisa dijo...

Chamo!
Como Dios no me dotó a mi de esa creatividad arrechisimamente FUERTE que te dió a ti, te la bendigo y pido que te siga brotando cual manantial,
en cada post te superas respecto al anterior.
Saludos

Anónimo dijo...

¡Que clase tan buena! , esta explicación de los nuevos billetes.
Que imaginación la tuya, para hacernos la vida agradable , gracias por el rato de humor y .... gratuito para ñapa,
C.Casano.

nomejorobes dijo...

Como siempre excelente!!! Te sigo de cerca en el blog maravilloso en el cual nos recreas con tu palabra.

A mi el billetico con el indio guaicaipuro me recuerda más a Rodríguez Chacín (por esos ojos puyuos y mezquinos!).

Mil Orillas dijo...

Suerte que aclaraste que se trataba de un oso frontino....
Juraba que era una mezcla de simio y danta.

Lo del rabipelao....jajajajajaja

(para no llorar...)

Besos, José

me(r)che dijo...

avemaríapurísima tengo una intoxicación de retina con los colores de los billetes...tu texto -as usual- MUY FUERTE

Ophir Alviárez dijo...

Pues yo lo más cerca que he estado de los billetes es en tu post y del tiro las ganas se me quitaron aunque no deje de imaginar y de celebrar que irrumpas en mi noche para dibujar una sonrisa que a veces se hace esquiva.

Genial, lo sabes.

OA

www.joaquinortegascripts.blogspot.com dijo...

hermano, excelente texto...

pasé por todos los estados de ánimo: me dio burda de risa, arrechera, tristeza y otra vez risa...

lo bueno es que dejas un espacio para la esperanza...

creo que esta distopía criolla todavía puede arreglarse con ciertas maniobras heroicas...

a sobarle el corazón con las manos al país de los tequeños y las mujeres que siempre huelen rico..

salut bro

Joaquín

La Gata Insomne dijo...

Ja-ja
yo de verdad me quedo pasmada con tu capacidad de ver y señalar con tanta gracia.

lo demás ya lo dijiste tú

Anónimo dijo...

Tenía un rato sin pasar por aquí. Mientras te leía me reí muchísimo pero tambien me dio mucha rabia. Que bueno...

Aramakao dijo...

Muy bueno
********
UN ABRAZO

CABINA AÉREA dijo...

Querido Niño: Que gracioso, acertado, corrosivo y lapidario post...je,je,je,je y upppppsss.

Demasiado para el 2007, gracias a Dios que estamos en el 2008 y que nos queda mucho tiempo para disfrutarte


Besos, feliz año y que NUNNNNNNNCA cambie su mercé

BEA

Hugo Chavez dijo...

osio cabrices se plagió tu texto, quiso hacer algo como el tuyo, pero le salió mas antipatriota

El Doc 9 dijo...

Excelente historia. Y el actor Vigo, es muy de querer todo lo argentino, como nosotros queremos a los venezolanos, quiza por Chavez, o por sus mujeres, abrazo de gol, beso argentino del Doc 9

norell dijo...

Excelente analisis de la imagen y el transfondo de los billeticos fuertes...

A mi me parecen mas bonitos lo del Monopolio...

Ana Karina dijo...

ok, hubieron excelentes comentarios me hicieron reir mucho..!elocuentes y comicos, pero, los comentaruios referentes a Bolivar, no me gustaron, en eso soy mas respetuosa! pero felicito tu creativida!