miércoles, 2 de abril de 2008

El sueco José González


José González es sueco. Tan sueco como el venezolano Martin Dahlin.

De Martin Dahlin ya casi nadie se acuerda, era un futbolista, morenito y frentón, con pinta de ser de Macuto, centrodelantero, el número 9 de la selección sueca en el Mundial de Estados Unidos 1994. Era rarísimo ver en aquel tiempo a un morenito metiendo los goles en una selección de puros viquingos. Y alguien se enteró, en mala hora, de que Martin Dahlin era hijo de un venezolano con una sueca. Y a partir de ese momento los narradores decían: “La lleva el venezolano Martin Dahlin, la toca en corto, dribla a dos rivales –cómo se nota que es venezolano este sueco, porque se mueve con el ritmo latino y sabroso de los criollos- la toca en pared con Larsson, se la devuelve, Dahlin dispara cruzado… y GOOOL, golazo del venezolano Martin Dahlin. ¡Venezuela está en el mundial y marcando goles, señores! Suecia 1, Estados Unidos 0”. Y era tal la fiebre que entonces un día mandaron a un reportero deportivo, cuyo nombre no deseo recordar, a que entrevistara a la salida de los entrenamientos del equipo sueco al venezolano Martin Dahlin. “Hey, Martin, luc at jir, plis, sei jelou tu Venezuela yor contri!” Pero Dahlin se encogió de hombros, encajó el mentón contra el pecho, hundió la cabeza como un avestruz morena, apuró el paso y dejó colgando al reportero. “Qué grosero, qué antipático, eso es por la influencia escandinava, porque nosotros somos una gente muy cálida y simpática”. Más tarde nos enteramos por la prensa de que la palabra “venezolano” le traía mal sabor de boca al sueco Martin Dahlin. Que sí, cómo no, su padre era de La Guaira, de tez morena como la de él, músico de profesión, se pasó una temporada en Suecia y allí se lió con una catirota de metro ochenta. Y cuando la rubia le dijo: “I think I’m pregnat”. El criollo dijo: “La pinga, yo me voy para mi país y que esta valquiria se las arregle con su paquete”. Así que eso de venezolano a Martin Dahlin le sonaba a un señor que nunca conoció ni le quiso conocer, a fantasma tropical que los dejó a él y a su madre entendiéndose en medio del frío nórdico, y hasta más nunca.

José González es tan sueco como Martin Dahlin. Pero no juega al fútbol, toca la guitarra y canta. Y lo hace como los dioses. El papá de José es un argentino que huyendo de los milicos se exilió durante los años 80 en Goteburgo. Allí se enfrascó en una relación con otra catirota de metro y tantísimo, le habrá enseñado a bailar tango (con y sin ropa), le habrá enseñado a cebarse un mate y a decir cositas en español. Pero cuando la situación al señor González se le complicó más de la cuenta en Suecia, justo al tiempo en que los uniformados daban un paso al costado en Argentina, les dijo a su mujer y a su retoño : “ya yo vengo que me voy a asomar a ver qué tal va eso por allá abajo”. Pero no volvió. Así que mejor no preguntarle mucho a José González sobre cuán argentino se siente. Dirá, con toda la razón, que se siente muy sueco.

Decir que José González toca la guitarra es quizás un desatino. Tocar sería un verbo mezquino. La llora, la golpea, la araña, la gime, la llueve, la seduce, la consiente. Pareciera que tocara más con los huesos que con las uñas. Y la va acompañando con su voz, no la más hermosa ni la más agradable ni la más afinada, pero vaya que es un canto que le sale del estómago goteando sentimiento. Aseguran que cuando José González se presenta en vivo algo por dentro se le quiebra, a él, pero también a todo el que le escucha. Algo se desgarra y de la grieta surge un botón extraño que más tarde florece.

Un amigo le ha ido a ver en un pequeño local con capacidad para doscientos, y a la salida del concierto me escribe algo a medio camino entre lo hermoso y lo tenebroso: “Cuando me muera yo quiero que de pronto entre al velorio un sujeto con una guitarra y un taburete, se siente al lado féretro y toque. Bueno, ese tipo es José González”.

Lo que es obvio es que cuando algo suena así o así hace sentir, importa bastante poco de qué árbol genealógico nacen esos frutos.




José González: “Heartbeats” en vivo.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

no rockea pero suena bién.

Saudade dijo...

Qué sorpresa, José González, me encanta su música, nunca se me habia ocurrido buscar algo suyo en youtube.
Tienes buen gusto :)

Anónimo dijo...

Que genial tu enlace entre la historia del futbolista sueco venezolanao y el guitarrista con nombre latino pero sueco, Es un juego de palabras,de nacionalidades, de biografías, que resulta encantador . Te felicito por la selección tan apropiadas de los personajes. Me encantó la música de tu tocayo José González,Sofía Giusti.

Guachafitera dijo...

La guitarra de este José musicaliza un comercial de Sony. Tenía tiempo que no escuchaba las recomendaciones musicales del Urriola.

Maria D. Torres dijo...

De acuerdo con tu amigo. Conocí la música de José González el año pasado o antepasado con la propaganda de Sony Vaio. TEngo dos discos de él. No sé si tiene más.
Es maravilloso de verdad.

Jose Urriola dijo...

Estimados todos:
Gracias por sus lecturas y comentarios. No tenía idea sobre los comerciales con música de José González. Lo que sí les digo es que tiene dos discos que no tienen desperdicio: Veneer (2006), In Our Nature (2007).
Y parece que toca en vivo unas versiones de Joy Division que son una crema.
Mis respetos.

JOAQUIN DOLDAN dijo...

y por esos mares navega:

Eels (buscar en myspace)

Sr. Chinarro (este último vecino mío en Sevilla)

Anónimo dijo...

Jose, espero que entre las grabaciones que me ofreciste, llegue una de estas recomendadas por ti del sueco venezolano.
Una anónima que te quiere y admira y siempre está muy orgullosa de ti.

Sicko dijo...

Viejo, me encantó tu analogía y si recuerdo a este Martin Dahlin en el mundial de EEUU 94 jejeje, que de verdad tiene de Venezolano lo que yo de Svensk (Sueco, bueno yo viví un año en Suecia, así que sí se vale jejejej), de hecho me compré su primer disco original en una tienda en Estocolmo.

Si quieres chequeate un par de entradas en mi blog

http://elhilomusical.wordpress.com/2007/09/03/music-news-vol-1/

http://elhilomusical.wordpress.com/2008/02/21/rock-sueco-vol-2/

RASGADODEBOCA… dijo...

TE INVITÁMOS PERSONALMENTE A RASGADODEBOCA ANIVERSARIO EN PAPEL

Vamos a celebrar los 9 años del primer número de rasgadodeboca impreso y el primer año del RENACIMIENTO como revista virtual en la red.
Por eso te pedimos
Que nos envíes un trabajo… de dos cuartillas y no más… especialmente para este número impreso.
Lo necesitamos con urgencia pues esto va a la imprenta y esos coños se tardan.
Vamos a presentar dicha revista en Caracas en una librería como Díos manda, con vino, performance, música, premios, amistad, complicidad y compromiso.
Un abrazo
Contamos contigo
Carlos Zerpa
rasgadodeboca

www.joaquinortegascripts.blogspot.com dijo...

Jose Gonzalez...tiene nombre de profesor de quimica de bachillerato o de boxeador welter...

y el pana tiene su sus momentos feel good bien mordidos...

el tema heartbeats es una version cuasi flamenqueada de The Knife...

de hecho, esa mezcla de "Piazzola indie" con andaluz es perturbadora, por lo bella que es...

este tema -heartbeats- se ha vuelto de culto y The Knife tambien -en el 2006 estuvieron en el Sonar, en una especie de homenaje a la mascara de la muerte roja de poe-

han usado el tema en varias series de tv...creo que la pusieron en un capitulo de betty la fea, version gringa...

un pana me dice que lo escucho en un capitulo de Entourage y creo haber leido una referencia de sofia coppola al tema como inspirador para la puesta en escena que le hizo a una modista amiga...

ahora, no hay duda: el espiritu que le mete el gonzalez es de un "whiskey medicinal beyond"...

saludos mi broder

abril dijo...

Simplente genial

dani dijo...

El unico sueco que toca como los dioses es Lars Johann Yngwie Lannerback, mas conocido como Yngwie Malmsteen... gran fan de Hendrix, Jose Gonzalez seria un semidios pero el unico dios es Steve Vai