lunes, 28 de mayo de 2007

Macho


Se siente bien el casco sobre la cabeza, porque al menos así la tengo ocupada con algo. Me respira mejor el pecho cuando se sabe enfundado dentro del chaleco antibalas. Pocas cosas se sienten mejor que subir y bajar los dedos por la cacha de la pistola. Esa cosa dura, sólida, maciza, esa rigidez que tanto añoro. Me siento viril, poderoso, invencible. Casi ni necesito el escudo antimotines ni la visera para cubrirme los ojos. Casi y me atrevo a quitarme la máscara e inhalar un poquito del gas lacrimógeno que yo mismo rocío. Soy tan fuerte y valiente en esos instantes que estoy seguro que ni se me irritarían las mucosas. Pero soy más fuerte aún cuando el sargento da la orden, cuando por fin me dan permiso para cumplir con mi deber, cuando puedo disparar a mansalva a esa gente violenta que agita sus banderas y camisas. Cuando puedo barrer de un manguerazo a esos periodistas armados con sus cámaras y micrófonos y a esos imbéciles que gritan: “No disparen, estamos desarmados”. O mejor, a esas viejas histéricas que nos dicen cobardes. Yo creo que lo que se siente mejor es cuando por fin te le logras acercar, con gran esfuerzo y coraje, y agarras a una mujer para batuquearla halada por los pelos contra el piso. Y qué rico es patear con mis botas militares a un hombre desmayado sobre el suelo. Aunque quizás más rico sea hacerlo con ayuda de ocho pares de botas más ¿sabes? cuando somos más hombres.

Me siento bien en mi traje de milico; porque casi, por fin, se me olvida lo poquita cosa que soy. Y cuando me pongo mi disfraz de macho casi ni me acuerdo del otro traje. Del que llevo cuando me quedo solo y todos ya se han ido. Así desnudo, apenas con mis pantaleticas y mi pinturita de labios, con aquel vacío tan grande por dentro que me devora las entrañas y que necesito llenar con cualquier cosa. El cañón de mi arma de reglamento huele a oscuridad, a secreto. Voy cayendo rendido ante el sueño, con esas imágenes luminosas del macho que a veces soy.

13 comentarios:

CABINA AÉREA dijo...

El hombre, lobo del hombre.

C. Casano. dijo...

Retratas al policia ,el pobre diablo que se siente fuerte cuando arremete contra el pueblo indefenso.Es una verdadera desgracia. Asi les vi ayer en la concentración frente a Conatel. Que machos son....con sus mangueras y con sus bombas lacrimógenas.Que valientes frente a un pueblo con banderas y por armas ,solo consignas y gritos de indignación ante tantas injusticias.

Marie Claire Kushfe dijo...

Ahora, más que nunca, confirmo una vieja idea. No concibo en un ser, realmente humano, la vocación para la guerra, la muerte, la violencia. Lo que sí concibo es el complejo, el resentemiento y la envidia por lo que no se es y lo que no se llegará a ser nunca. Cada bomba, cada golpe, cada disparo busca destruir la idea de hombre digno, respetable y, sobre todo, libre.

Marie Claire Kushfe dijo...

...pero como dicen por allí: Las ideas son a prueba de balas.

MDTorres dijo...

El mesmo también se siente grande con su uniforme de macho, digo, de militar.
Pero a quien a hierro mata, a hierro muere. Recuerden que los procesos históricos no son tan rápidos como las balas.
Se está cavando su propia tumba, y si le complace, lo podemos enterrar con sus galas de militar.
Reporto desde Margarita, aquí la gente de los pueblos no habla, no dice, y ya parece que ni piensa. Sólo tapa sus pesares a punta de alcohol. TENEMOS MUCHO TRABAJO POR DELANTE.

Cinzia Ricciuti dijo...

Brindandome dos imagenes sordidas de un mismo hombre me pones en la completa libertad de mi ira.
Eso se te agradece hoy, cuando pareciera que nos quieren quitar hasta el derecho a la oscuridad.
Cinzia

Zz dijo...

Mientras más grande el arma, más hombre soy. Mientras más estudiantes arrodillados tenga enfrente, más poder tengo de enviar sus brazos alzados directamente hasta el suelo. Mientras más humo me rodee, mayor mi sed de violencia. Pero cuidado, las cosas no son eternas y cada vez más la indignación va disolviendo mis amenazas. ¿Qué pasará cuando mi arma inmensa no transforme los ojos de jóvenes en ventanas de terror?

John Manuel Silva dijo...

Aquí en San Antonio de los altos (yo lo vi, nadie me lo contó) vimos a los machos de la PM tirarle bombas lacrimógenas a muchachos de 13 y 14 años: es una de las cosas más cobardes qu haya visto.

Carlota dijo...

Y, si me permiten, puedo agregar otra cobardía más: una alumna de Comunicación Social de la UCAB, le pegaron 10 perdigones y cuando la niña (porque para mí son unos niños, mis alumnos) cayó al suelo le dieron una patada que le farcturó una costilla... son unos canallas... la vida les cobrará, algún día... Dios los Bendiga...

ZicoCarioca dijo...

¡Bravo!, Distinguido... ¡Bravo!

¡Ni hablar de lo que las esposas erotizan al sargento y al cabo cuando se chocan agitadas rumbo a la batalla!

Saluts!
Una braçada.

Brisa dijo...

Primera vez que visito este ricón virtual y he de decirte: Me enamorastes!
Lástima que tenga que ser con un nudo en la garganta, me da pesar, tristeza, rabia saber que esto en el mundo entero y más aún que ocurre aquí en mi lindo país.
Que Dios te bendiga esa forma de expresarte
Saludos

La Gata Insomne dijo...

Excelente, temetiste en el papel, el robot disfrazado, y disfrutando del abuso que permite un uniforme, y más del que le infunden cuando su dueñole dá cuerda.

Tengo una observación, aunque no lo creas no soy feminista, soy muy femenina y por es me encatan las diferencias, pero el fial de turelatoponiendo al pobre diablo entre pantaletics y pintura de labio, me pareció un desprecio hacia lo femenino. Muchas con pantaleta y labial est{an en esas marchas del otro lado, con coraje, valor y dignidad.

bastaba su raído calzón,su cervecita tibia, o hasta una esposa que lo pusiera a temblar.

espero que meentiendas, me encantaría tu opinión sobre mi señalamiento, ya que siempre he sido, y lo sabes, fan incondicional de esta casa.

saludos pendientes

Jose Urriola dijo...

Gata:
Mi estimada compañera en insomnio, nada más lejano a mis intenciones que burlarme de las mujeres. Siempre he sostenido que ojalá tuviéramos la mitad de hombres dignos en este país que de mujeres criollas valientes. Porque hasta hace nada eran las mujeres las que salían a batirse contra estos milicos de pacotillo. Te aseguro que de ser más como ellas en otra andaríamos. Que estos uniformados anden en pantaleticas y pintándose los labios a escondidas tiene muy poco que ver con lo femenino.

Un abrazo y mis respetos.