viernes, 11 de febrero de 2011

El escritorio


La culpa fue de las arepas. Y de las empanadas. Dudo que hayan tenido que ver los cinco mezcales, las tres cervezas, la caipiriña y los cuatro tequilas que separaron la tanda de las arepas de la de empanadas. El problema está en comer arepas y empanadas tan lejos de casa. Y con la altura de México, claro.

Entonces al día siguiente me levanté y como diría Cerati: pero hoy ya no soy yo.

Claire, en cambio estaba ilesa (es que ella comió sólo arepas, ahí está) y se había bañado, había preparado el desayuno, limpiado la casa, colgado tres percheros, cuatro cuadros, lavado y secado tres tandas de ropa y no hizo la cama porque yo le estorbaba ahí en el medio. “Párate que hay que ir a comprar un escritorio”, dijo; y salió con el abrigo puesto a esperarme en la puerta.

Caminé con Claire por Horacio; bueno, caminé detrás de ella, como a cinco metros, porque mi metabolismo es más lento y además hacía demasiado sol y lo tenía todo concentrado en la cara, y claro, las arepas. Y las empanadas. Claire llegó a la tienda, caminó por todos los pasillos en el mismo tiempo en que yo recorría el último por donde la había visto pasar. Escogió dos carpetas, una lámpara, una caja de seguridad, 10 clavos (que los compró en otra tienda y yo ni me enteré) y cuando por fin la encontré fue porque gritó desde el fondo de la tienda: “¡mira el escritorio, vamos a llevarlo de una vez!”.

Yo en ese momento estaba temblando, sudaba copiosamente -algo que no era sudor sino jugo de cactus- y estoy seguro que hasta tenía visión tubular. Si por desgracia me llamaba alguien a los lados no lo podía ver, sólo podía con las cosas que tenía enfrente. “Mi Claire, yo no voy a poder cargar con eso”.

Claire habló con el chamo que atendía en el departamento de escritorios, lo interrogó, compró un regulador de voltaje, pidió el servicio de despacho a domicilio, pagó la cuenta y cuando por fin llegué a la caja, casi gateando, me estaba esperando con una Pepsi fría. “Tómate esto, estás muy pálido”.

En el camino de regreso a casa, Claire me compró una galleta y me dejó con mi refresco y mi galletota –más contento que muchacho comiendo moco- recostado contra un poste (que si me lo movían no me levantaba del piso más nunca) mientras ella compraba pan y queso y un postre y un detallito no sé para quién que seguro le va a encantar y cumple dentro de dos semanas.

Ah, y muy importante, antes de dejarme en precario equilibrio recostado a mi poste, con mi galleta y mi Pepsi, me dijo: “toma el ticket de caja del escritorio, guárdalo bien porque si lo perdemos no podemos reclamar y además te lo piden al momento de la entrega”.

Y yo lo guardé. “Tranquila, que yo lo guardo”. Bien guardado.

Pasé el resto del día en estado de sonambulismo y digiriendo como una boa constrictor la mezcla mortal de arepas con empanadas.

Al día siguiente ya yo era yo otra vez y entonces Claire me dijo: “vienen a traer hoy el escritorio, acuérdate de tener a mano el ticket de caja que te di ayer”.

Y por supuesto, la vaina no estaba. Me la habré comido con la galleta. O la guardé al fondo de la lata de refresco. O hice un avioncito para jugar con los niños del parque. Qué sé yo. Se suicidó de combustión instantánea.

“Bueno, pues llama a la tienda a ver si logramos que nos entreguen el escritorio sin la factura, de lo contrario demos esa plata por perdida”. “No, tranquila que yo resuelvo”.

Llamo a la tienda, me atiende una chica, me ponen musiquita, me atiendo un tipo, me pone musiquita, me atiende otro tipo, más musiquita. Finalmente me atiende el repartidor oficial de escritorios, el único designado y capacitado para darme una respuesta en el mundo. “No, señor, sin el ticket de caja no podemos rastrear su escritorio ni podemos entregárselo”.

Le ruego, lo mareo, lo amenazo, le imploro, le juro que yo soy yo (y mientras se lo digo dudo, un poco) hasta que el hombre se compadece y me dice: “Déjeme su número, yo voy a averiguar lo de su escritorio y lo llamo a su casa en unos minutos”.

Se me ocurre meterme al baño a afeitarme, así hago tiempo y se hace más leve la espera. Suena el teléfono y yo corro lleno de espuma de afeitar, con la hojilla en la mano ycon un pedazo de cara pegada a la Gillette para siempre. Demasiado tarde, ya colgaron.

Le doy al botón de redial para que marque el último número. Me atiende el señor y le suelto el siguiente monólogo durante tres minutos corridos: “Buenas tardes, soy yo de nuevo, ¿cómo lo va? Me acaba de llamar usted, ¿verdad? Soy yo, el señor del escritorio, el venezolano, el que no encontraba la factura, el que compró el domingo el escritorio junto a dos carpetas, la caja de seguridad, el regulador de voltaje, la lamparita… ah, y la Pepsi. También compré una Pepsi… Por favor, señor, yo le agradezco todo lo que usted pueda hacer para entregarme mi escritorio, se lo ruego, mire que de lo contrario me voy a meter en un lío doméstico del carajo, usted sabe cómo son las mujeres (ese recurso entre hombres no falla), dígame usted si me puede echar una mano que yo le voy a estar agradecido de por vida, si quiere que yo vaya ahora mismo a la tienda con mi identificación me voy ya mismo, no se preocupen por la entrega a domicilio, yo lo busco directamente y así evitamos problemas…

Y el hombre, al otro lado de la línea, cuando por fin me callo, educadamente me responde: “Joven, yo lo ayudaría con mucho gusto, pero usted está equivocado, esto no es una tienda, me está llamando a mi celular”. Me quedo callado ,muerto de vergüenza, hasta que el señor agrega, como un abuelito que bendice a su nieto: “Pero yo voy a rezar para que le den su escritorio y así no se meta en líos con su mujer”.

6 comentarios:

Maria Antonieta Núnez dijo...

No saben cuánto los extrano!

Anónimo dijo...

Anoche lei el excelente escrito de Jose, cuéntanos el final, si te llevaron el mueble a pesar de la pérdida del recibo.
El comentario de Maria Antonieta Núñez, me dejó triste,compartimos el mismo sentimiento, Sofía Giusti.

Jose Urriola dijo...

Toña y Sofía, gracias por leer y comentar. Por aquí también se les echa muchísimo de menos. Ojalá que nos reunamos pronto.
Un abrazo muy grande,
Jose

linterna roja dijo...

Ojalá que ese nuevo escritorio mantenga la inspiración intacta y escribas tan bonito como hasta ahora.

Anónimo dijo...

jajajajajajaja y que paso con el escritorio? yo tambien los extrano, incluyendo a Sofia Guisti.

Jose Urriola dijo...

El escritorio llegó a casa finalmente, el recibo de compra apareció días después (como siempre pasa, cuando ya no era necesario). Afortunadamente estoy hoy escribiendo desde el escritorio y quedó de lo más fino.
Un abrazo enorme y gracias por comentar