miércoles, 24 de diciembre de 2014

La culpa es del Niño Jesús


Cuando yo era chamo tenía un concepto muy raro y malinterpretado de lo que era el Niño Jesús, porque siempre pensé que el pana era mágico y podía traerte cualquier regalo que a uno se le pasara por la cabeza, y cuando hablo de cualquiera me refiero a cosas que jamás se encontrarían en una juguetería (al menos no de este mundo). Entonces yo le escribía cartas muy elaboradas pidiéndole cosas como “el robot de la película del otro día, que vuele pero no muy alto porque entonces se va para casa del vecino y que traiga 20 enemigos para que pelee karate con ellos y también su perrito robot que no salía en la película pero tú sabes cómo es… y un regalo sorpresa”. Cuidaba mucho la caligrafía, le ponía márgenes de colores a la carta y subrayaba el título, la metía en un sobre, me lamía toda la pega para que cerrara bien, la ponía en el pesebre y en pocas horas ya el Niño Jesús se la había llevado.

Y entonces llegaba el 25 por la mañana y yo abría mis regalos y mientras mis hermanas decían: “¡mira, me trajo exactamente lo que le pedí!” yo miraba mi regalo con confusión porque aquello que me había traído se parecía pero definitivamente no era. El robot estaba chévere pero no volaba, no trajo a los 20 enemigos, ese perrito de goma no era robot y se notaba que se lo habían quitado a otra gente, y el regalo sorpresa siempre era una pelota. Muy raro todo.

Entonces me pasaba el año entero pensando y concluyendo que me había explicado muy mal, que lo que pasaba es que estaba escribiendo fatal, que no era capaz de poner bien en palabras eso que tenía en mente. Y que claro, el Niño Jesús no podía entenderme jamás porque yo era pésimo explicador.

A veces me doy cuenta, a estas alturas de la vida, que cuando escribo o doy clases explico y sobre-explico más de la cuenta. Claro, es un trauma de la infancia, la culpa es del Niño Jesús.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Y de tanto cuestionarse por no explicar bien, tenemos hoy al escritor del blog, explicando su trauma en este bello y conmovedor relato. ¡Feliz Navidad!,
C.Casano.

Anónimo dijo...

Oh por Dios que comico! Genial mi chamo querido!

Reyna Hg dijo...

Ese niño Jesús ha dejado a más de uno traumado...

Anónimo dijo...

Como entender esos juguetes animados que el futuro escritor, tenia en su cabeza, ja,ja Pienso en sus padres; lo difícil que resultaría complacer ese niño tan imaginativo y creativo.

calmA dijo...

Jajaja muy bueno Jose, realmente somos los traumatizados de cualquier cosa.
Besos