jueves, 26 de febrero de 2015

Del fútbol y el chavismo


Esto es chavismo para principiantes, explicado con sencillas metáforas tomadas del deporte universal.

1)                    El fútbol es un deporte que se juega 11 contra 11 (y donde siempre gana Alemania, decía Gary Lineker). Bueno, en este caso los 11 del chavismo son realmente 13 (es que los circuitos del torneo están organizados así y esa matemática es mejor ni explicarla porque no la vas a entender) y los 11 del equipo contrario (digamos, el tuyo) valen solamente por 9. Porque sí, porque así es el fútbol bolivariano y las reglas las ponemos nosotros y esta es nuestra cancha y tienes un jugador menos y te quedas con 8: roja directa por protestar.

2)                    El árbitro es neutral. Pero un neutral que juega para el equipo chavista y que se viste con el uniforme rojo y que ha sido entrenado en Cuba desde la infancia y que está comprado (en dólares, claro) desde mucho antes de que se hiciera árbitro y que jamás sancionará una falta cometida por los chavistas, por más evidente y salvaje que sea, pero sí te sancionará con penales cualquier falta, incluyendo las inexistentes (que serán la mayoría), que a él se le ocurra que cometiste independientemente de lugar del campo. ¿Ah, que no te parece justo? Pues doble amarilla: y te quedas con 7.


3)                    El único jugador que puede tocar el balón con la mano es el portero, siempre y cuando esté dentro de su área. Bueno, menos el portero tuyo que no puede usar las manos. Pues porque no tiene área, todo el campo de juego es chavista. Ya va, me dice un delantero cooperante que tu arquero la tocó con la mano: va para afuera, estás jugando sin portero y con 6.

4)                    No se puede jugar sin el uniforme reglamentario. En el caso de tu equipo ese uniforme consta estrictamente de camiseta, pantalón corto, medias y zapatos. El uniforme del equipo chavista incluye todo tipo de protectores, armas blancas, armas de fuego (en caso de considerarse necesario su uso… que claro que se va a considerar, eso queda a juicio de cada jugador-defensor de la patria), también cuentan con la ayuda externa de colectivos de la paz pero armados con fusiles AK-47 y de las muy institucionales fuerzas armadas bolivarianas y revolucionarias, patria, socialismo o muerte, venceremos. A esta alturas, con mucha suerte y sangrante, estás jugando ya con 3.

5)                    Las medidas oficiales de una portería de fútbol son 7,32 metros de ancho por 2,44 de alto. Pero bueno, es hora ya que sepas que tu arquería mide el doble de ancho y de largo: 14,64 por 4,88. Y la portería chavista es de 1 metro cuadrado. ¿Ah, tú quieres ver el reglamento donde dice eso? Pues velo a buscar en los vestuarios, anda a bañarte (y sin agua porque no hay), te quedaste con 2.

6)                    En caso de triunfo el equipo ganador recibirá 3 puntos, en caso de empate 1 y en caso de derrota 0. Lo que se traduce absolutamente siempre en 3 puntos para el chavismo y 0 para tu equipo en todos los casos posibles e independientemente del resultado del juego. Coño, porque el marcador se compró a China con el petróleo de la Patria y la patria es chavista. Este torneo es nuestro, solo nuestro y no volverán. Toma tu roja. Te quedaste jugando solo.

Listo, a jugar. Qué viva el fair play -el impuesto por nosotros- o aténganse a la consecuencias.



3 comentarios:

Anónimo dijo...

Que triste esta desigualdad, aunque me hiciste reir , con tu fútbol especial y su comparación con lo que nos sucede en la aplicación de justicia y elecciones venezolanas. Lo ancho para los llamados "patriotas" y lo angosto para los "apátridas" según el vocabulario de nuestros gobernantes.

calmA dijo...

Muy bien explicado José, yo juego en el otro equipo, el de la libertad.
Mi solidaridad con el pueblo de Venezuela, el que lucha por la democracia y la cordura.

Jose Urriola dijo...

Mil gracias por sus comentarios. Y mil gracias, calmA, por la solidaridad, cosa que en estos días escasea tanto y es tan necesaria.
Abrazos grandes.