lunes, 14 de agosto de 2006

Respuestas insólitas (Capítulo 2: Katerina… en taxi)

Estábamos en una fiesta cerca del Arco del Triunfo, en Passeig Sant Joan. Una azotea alucinante de un edificio de la Barcelona modernista. Demasiado borrachos y felices como para reparar en la hora. Son pasadas las 12 de la noche, un martes, ya no hay metro y el autobús nocturno funciona a partir de las 2. Los dueños de casa, a pesar de ser unos anfitriones de primera, están disimulando los bostezos y comienzan a acurrucarse en el sofá. Es hora de irse.

Le pregunto a Katerina, la chica con quien he estado parloteando casi toda la noche en una charla que progresivamente se va haciendo más abstracta, más gutural, más incoherente.

Yo (intentando modular): ¿…y dónde vives tú?
Ella (redimensionando de un golpe toda las nociones espaciotemporales): A 5 euros de aquí… (y agrega como si con eso quedara todo clarísimo) …en taxi.

Me quedé en blanco, por un momento sentí que me emborraché el doble y en el segundo siguiente ya estaba absolutamente sobrio. Di la charla y la noche por concluidas. Me despedí con un gesto de manos.

Me fui a casa. 15 minutos… a pie.


8 comentarios:

CABINA AÉREA dijo...

...nada mejor que los malos entendidos para "aclarar" la mente...
PD: Corto, exacto, preciso y conciso!!

CABINA AÉREA dijo...

..ahora a la espera del próximo capítulo.

Nelke dijo...

Bueno, te vi irte sobrio jaja. ¿Llegaste bien?

César dijo...

Las cosas que pasan cuando vamos por la vida, medio bebiendo, medio caminando, medio felices...

Sería interesante hacer un sumario de las "conversaciones" que hemos tenido en momentos como esos...

Muy buen comienzo, José...

¡Va un abrazo!

SiempreBuena dijo...

... a pie, suena bien, sin embargo como están las cosas acá no me atrevería a llevar a cabo esa proeza, te cuento, mi nuevo lema es: 'CUIDA TUS NALGAS, EL HAMPA PUEDE VENIR POR TÍ' y la imagen son mis pompas sanas y salvas luego del robo de mi carrito... que bueno que llegaste bien y con tus pompas intactas, llegó bien la chica?

Jose Urriola dijo...

Amigos, gracias por preocuparse. Esa noche llegué sin problema a casa, en la Barcelona nocturna el principal peligro no es el hampa (que sí la hay, aunque esporádica, y cuando la hay uno puede amanecer troceado dentro de una maleta y enterrado bajo la arena de la playa); más probable es que acabe uno embarrado en caca fresca de perro (y a veces hasta de cachorros humanos).

Esa noche sorteé con tino el territorio minado yendo a pie hasta la casa. No corrí siempre con la misma suerte... pero esa historia se las cuento otro día.

german dijo...

eso para mí es una respuesta perfecta!

Anónimo dijo...

TAL PARECE NO TENIAS 5 EUROS PARA PAGAR EL TAXI JEJEJE, PERO TE RECOMIENDO Q EN VENEZELA NO HAGAS ESA GRACIA, MENOS AUN TOMAR UN TAXI PUES IMPLICA PELIGRO TAMBIEN, DE MANERA QUE COMO DICE SIEMPREBUENA A CUIDAR LAS NALGAS JEJEJE...ESPERO EL PROXIMO CAPITULO.BYE BYE.