sábado, 30 de septiembre de 2006

SciFi Office


- ¿Qué tal el nuevo trabajo?
- Bien, mucho mejor que el anterior. Aunque a veces me arrepiento de haber renunciado a ese lugar.
- ¿Lo extrañas? Yo juraba que detestabas estar allí.
- Sí, es cierto. El trabajo era horrible, la gente abominable, el jefe un cretino, mis colegas unos muertos en vida, la oficina era idéntica a un campo de exterminio pero corporativo. Y sin embargo… me arrepiento.
- No entiendo, ¿te arrepientes de qué?
- De haberme ido de allí sin que antes se me ocurriera llevarme una cámara oculta, con una cinta de 120 minutos, grabar lo que fuera durante 2 horas ininterrumpidas, cualquier cosa que tuviera que ver con ese mundo y los especimenes que lo habitan. Loco, no hubiera hecho falta guión, ni cambiar un solo escenario, ni invertir un centavo, ni maquillar a un solo actor, ni siquiera un miserable efecto especial; simplemente tenía que hacer un documental de observación, dejar que la realidad fluyera con toda naturalidad frente a la cámara.
- ¿Y qué hubieras logrado con eso?
- Una película de ciencia ficción, viejo. La mejor película de ciencia ficción en la historia de este país. Ciencia ficción apocalíptica.

9 comentarios:

Icen dijo...

O hubieras filmado, en un contexto enrarecido, La Celosía de Robert Grillet. Buen trabajo, como siempre.

segundodebut dijo...

Lo bueno de que no haberlo filmado es que ahora nos lo vas a contar todo todo ¿verdad?

ROBERTO ECHETO dijo...

Qué belleza, José. Las oficinas están llenas de robots y de criaturas silenciosas cuya respiración apenas se diferencia del aire acondicinado.

¡Qué vivan la ciencia ficción y Asia Carrera!

César dijo...

Y ¿cómo son los robots del nuevo trabajo? Seguramente otros buenos documentales podrían salir de allí...
¿Realismo mágico? ¿Nonsense?

¡Va un abrazo, bróder!

Cynthia dijo...

Pues la verdad me apego al interés de César, cómo sentirás las criaturas de la nueva oficina. Yo siento un doble silencio dentro de sus ruidos, es ambiguo...pero me gusta mucho el pasillo interno con las flores y el túnel de árboles, como para perderse y no volver.

Anónimo dijo...

Estimado Jose entre el blogger beta y la vida real ha pasado tanto tiempo y tantos relatos buenos que me he perdido.

Te puedo decir que yo tambien sufro de las llegadas a destiempo y ambien que Ud. señor, aun con el paso de todo este tiempo, se sigue luciendo con sus cuentos!

Jose Urriola dijo...

Israel: Gracias por tus palabras y por tus comentarios que dan ganas de emprender nuevos ensayos, continuaciones, reformulaciones, llegar un poco más allá.

Puro Teatro: Con mucho gusto te contaré algunas anécdotas memorables. Te reirás al tiempo que sufrirás escalofríos (bueno, eso espero).

Roberto: La imagen de la respiración de los robots apenas diferente al zumbido del aire acondicionado es insuperable. Permiso para llevármela prestada a otra historia.

César y Cynthia: El nuevo trabajo no es un espacio de ciencia ficción apocalíptica, en lo absoluto. Pero creo que sin duda habremos de reconocer que de hacerle un documental terminaríamos de nuevo en el género fantástico. ¿O no?

German:
Ud. no llega a destiempo a mi blog. Llega con su tempo personalísimo y a pesar de sus contratiempos. Pero al final llega y siempre es bienvenido. Seguirémonos viéndonos, mire que el nuevo estilo suicida de sus dibujos tiene también enorme encanto.

Anónimo dijo...

Muy interesante ;aunque no me hubiera gustado trabajar allí. Menos mal que ya ese relato pertenece al pasado.

Fedosy dijo...

COÑO! Me recuerda viejos tiempos!