martes, 31 de octubre de 2006

Las nuevas tortugas


Me senté a leer sobre la arena de la playa de Barceloneta, la más sucia de toda la ciudad, en un invierno tímido con buen sol.

Al principio lo vi como un objeto oscuro flotando a unos diez metros de la orilla y lo pensé un pedazo de madera a la deriva. Pero cada vez se fue acercando más a la playa. Cerré el libro y me acerqué a mirar. Nadie más había reparado en esa figura con caparazón que nadaba con intenciones de desovar en plena Barceloneta.

Se habría perdido, pero el mandato del instinto le hizo buscar la primera playa para dejar sembrada su herencia.

Salió del mar y recorrió con lentos pasos la distancia entre el agua y mis pies. Y con gran convicción -yo diría que prehistórica- empezó a cavar profundo en la arena.

Apartaba enérgicamente en su propósito colillas de cigarrillos, jeringas usadas por los heroinómanos del alba, restos de heces, orines, vómitos de borrachines nórdicos, residuos de porro, botellas vacías de vino, acaso algún dedo mutilado.

Nada la detuvo, ante nada se amilanó.

Qué cosa tan hermosa como grotesca. Me pregunto qué tortugas mutantes irrumpirán desde esas cáscaras. Seguro que serán otras tortugas, condimentadas con la escoria de la urbe decadente. Serán tortugas, ciertamente, pero creo adivinar el nacimiento de una nueva especie de supervivientes.

Igualita a la nuestra.

8 comentarios:

Aramakao dijo...

Y NO ES LO QUE UNO HACE TODOS LOS DIAS SOBREVIVIR A UN QUE AVECES UNO SE PREGUNTE PARA QUE

CABINA AÉREA dijo...

Demasiado "cruel" para leerlo en la madrugada....yo, contrario a tí, lo imagino como el nacimento de una tortuga de caparazón ultrafuerte que la hará inmune a las miserias de su entorno...ese es el papel de nosotros los padres (hacedores de caparazón)
Besos, amigo

Cynthia dijo...

Estoy de acuerdo con cabina aérea! Van a nacer una nuevas tortugas más fuertes y sin embargo, debajo de esas nuevas mutaciones conservarán aun muchas de ellas, la inocencia y su eterno nexo con la naturaleza. Eso es lo que creo, ahora,si se quedan en esa playa no sé?! deben irse, por momentos al mar, escaparse de ese lugar y llegar a otra playa, aunque sea imaginaria.
Beso.

Icen dijo...

josé, yo vi tortugas cucarachas. Por cierto ¿cerca de la barceloneta sigue existiendo La calle de las putas viejas? Era una belleza pasearse por allí en Semana Santa.

Jose Urriola dijo...

Aramakao: Exactamente. La tortuga puso sus huevos en medio del desastre, como tantos humanos lo hacemos a diario en basureros aún peores. Y sin embargo la vida sigue.

BEA y Cynthia: Yo hablo de nuevas tortugas, de una especie diferente. No sé si mejor o peor, si más o menos tortugas. Simplemente serán otras. Y lo tienen que ser pues de lo contrario serían exterminadas. No creo que sea una metáfora de pesimismo, al menos yo no la siento así. Es hermoso y grotesco que un animal en medio de la desesperanza acabe reproduciendo patrones humanos; eso fue lo que me conmovió de esa tortuga.

Israel: ¿Qué son las tortugas cucaracha? Ese cuento quiero saberlo. Y en cuanto a las calles con prostitutas viejas te cuento que no las vi. Barceloneta ha sido "limpiada", "maquillada", más que sitios para putas viejas creo que ahora abundan locales gay muy nuevos. De todas maneras averiguo qué queda de eso por allí.

CABINA AÉREA dijo...

"Hermoso y grotezco"..gracias por la aclaratoria..viéndolo desde tu perspectiva no me luce tan cruel...
Besos, niño del viento

Arcangel Vulcano dijo...

¡Hermano lo felicito sinceramente! tienes una talento natural.Es verdaderamente alentador, saber que en Venezuela se cultivan las letras. Su inspiración es interminable.Sepa que lo leeo muy seguido. Saludos.

Anónimo dijo...

chamo que vaina es esta!!que estas fumando???